Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

La Junta mejora la seguridad vial en las carreteras CL-603 y CL-605 con la construcción de protecciones de pasos salvacunetas

  • Compartir

El delegado territorial, Javier López-Escobar, ha visitado esta mañana la actuación llevada a cabo por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en un total de 88 kilómetros de ambas vías de titularidad autonómica, con una inversión de 126.000 euros. La intervención persigue minimizar las consecuencias de posibles impactos de cualquier tipo de vehículo contra los pasos salvacunetas existentes.

29 de marzo de 2017

Castilla y León | Delegación Territorial de Segovia

El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, acompañado por el jefe del Servicio Territorial de Fomento, José Antonio Arranz, ha visitado esta mañana la actuación que ha llevado a cabo la Junta de Castilla y León para asegurar la protección de los pasos salvacunetas existentes en dos carreteras de titularidad autonómica. En total, se han instalado 172 protecciones en todo el recorrido provincial de la CL-603, que discurre entre Aranda y la CL-601, desde el punto kilométrico 21+000 hasta el 91+000, y 31 protecciones en la CL-605, que une la Nacional 110 y Arévalo, en el tramo entre los puntos kilométricos 8+200 y 26+550.

En concreto, el responsable de la Junta se ha desplazado hasta Santa María la Real de Nieva para conocer los resultados de las obras realizadas para instalar los dispositivos de protección en el tramo de la CL-605 en el que se ha intervenido. López-Escobar ha destacado la mejora que supone esta actuación que minimiza las consecuencias que puede tener la salida de un vehículo de la carretera.

La interrupción de las márgenes de una carretera para permitir el acceso a las propiedades colindantes suele obligar a la colocación de tubos o pequeñas estructuras que den continuidad al drenaje longitudinal de la vía. Estos elementos se denominan pasos salvacunetas y suelen construirse también en determinadas intersecciones con caminos y carreteras locales.

Los pasos salvacunetas suponen un riesgo en el caso de que los vehículos se salgan de la vía y se encuentren con el obstáculo que supone este tipo de construcción. Por lo que el objetivo de la intervención llevada a cabo por la Junta es mejorar la seguridad vial en estas carreteras al proteger estos elementos frente posibles impactos. Esta protección es tanto más importante cuanto mayor sea la posibilidad de que un vehículo pueda circular a lo largo de un margen por permitirlo así su configuración.

Las obras ejecutadas han consistido en la instalación de protectores en cada extremo del paso. Para ello, primero hubo que preparar y acondicionar la cuneta, colocar el elemento de hormigón con una rejilla tipo TRAMEX para luego rellenar de trasdós y realizar los remates finales. El coste de esta intervención, que se recibió de conformidad el pasado 16 de marzo, ha sido de 125.985,06 euros. Cabe destacar que el elemento de hormigón instalado ha sido fabricado por una empresa radicada en Cuéllar, cuya calidad ha sido avalada por numerosos expertos del sector.

Apuesta por la seguridad vial

El Gobierno regional, consciente del problema de la siniestralidad en las carreteras, ha elaborado varias estrategias donde se programan una serie de actuaciones con las que afrontar el difícil reto de hacer disminuir el número y gravedad de los accidentes de tráfico de una manera integral y coordinada. Se trata de una solución integral y coordinada, dado que se pretende abordar la prevención de los accidentes desde una perspectiva en la que se complementen los tres factores fundamentales que influyen en los accidentes: la infraestructura y su entorno, el vehículo y el usuario.

De esta forma, se superan las visiones centradas en un único factor, destacando la infraestructura, cuyo enfoque era válido por sus resultados, pero resultaba insuficiente. En este sentido, desde la Junta de Castilla y León se han invertido en el actual ejercicio 300.000 euros en mejoras en seguridad vial en las carreteras de la provincia.

El objetivo final es el aumento progresivo de la seguridad, que se traduzca en un futuro en una reducción del número de accidentes y víctimas en las carreteras de la Comunidad Autónoma, así como de las consecuencias resultantes de los mismos.