Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

La Junta destina más de 670.000 euros para la restauración de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Adanero, en Ávila

El Consejo de Gobierno ha aprobado un gasto de 672.528 euros por parte de la Consejería de Cultura y Turismo para la contratación de las obras de restauración de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en la localidad abulense de Adanero.

Consejo de Gobierno del 22 de octubre de 2020

Castilla y León | Consejería de Cultura y Turismo

Las intervenciones previstas en el proyecto de restauración del templo de Nuestra Señora de la Asunción en la localidad abulense de Adanero contemplan el desmontaje y reposición de elementos de la cubierta de nave, torre vana y presbiterio; repaso de aleros de la cabecera barroca y reparación de veletas; reparación estructural de las armaduras en las naves laterales; recuperación de nudillos de la nave central, con eliminación del entablado actual, así como de material de los vanos de la torre vigía y de la totalidad de los aleros de nave y cabecera, con la debida protección de los mismos.

Asimismo, se hace necesaria una correcta lectura histórica del monumento, mediante la reposición de revestimientos allí donde se habían perdido y su retirada en aquellas superficies donde sea procedente. Ambas torres recuperan su imagen constructiva original de tapial, mientras que el atrio y los paramentos de la cabecera barroca vuelven a ser revestidos. En el caso de la torre vana, se recuperarán los fingidos de ladrillo ocultos en la actualidad.

Otras actuaciones consisten en la implantación de pararrayos, reparación de la veleta sobre el crucero, pre instalación eléctrica en interior de nave, implantación de paneles fotovoltaicos para la alimentación de ventanas motorizadas, sensores y malla eléctrica con retirada de nidos de cigüeña sobre los accesos. En el atrio, en cuyo interior han aparecido pinturas murales, se prevé la limpieza de la totalidad hasta la delimitación de las superficies donde se encuentran estas pinturas y se revisten aquellas donde las mismas se han perdido.

El atrio se cubre de nuevo y abre el acceso a través del arco que permitirá la eliminación de barreas arquitectónicas. El suelo del tramo recto del presbiterio se cubre con una tarima cuyo diseño recrea la configuración original del ábside románico, lo que proyecta una leve modificación del actual presbiterio, al que se accede mediante dos pequeñas rampas. Finalmente, en la torre norte se habilita el recorrido desde su cámara inferior hasta el nivel superior, donde se implanta una plataforma para permitir la observación de la torre de telegrafía óptica mediante catalejos o prismáticos.

Los trabajos previstos en la iglesia se realizan debido a las necesidades actuales del edificio, como son el deterioro generalizado de las cubiertas de la nave y del atrio meridional con ausencia de impermeabilización; la falta de estabilidad y estanqueidad de las cubiertas de las naves de la iglesia y de su atrio meridional; los revestimientos inadecuados en ambas torres y en el muro norte de la iglesia; los tabiques y revestimientos inadecuados en el presbiterio; la ausencia de pararrayos; el deterioro en espadaña y portada por presencia de nidos de cigüeña, la compartimentación y los revestimientos inadecuados en el atrio meridional; las pinturas murales que están ocultas en el atrio meridional y en la torre norte de la iglesia, y la presencia de barreras arquitectónicas en el acceso sur de la iglesia y cegado inadecuado en la portada occidental.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Tiene su origen a finales del siglo XII, en una localización en la que tiene un papel muy importante la vigilancia del territorio, debido a la topografía llana del mismo, y que la pone en relación con otras de similares características en la comarca de La Moraña. De ello se deriva una particular y compleja disposición arquitectónica, en la que sobresale el hecho de que disponga de dos torres: una de mayor envergadura al norte, y otra, desmochada y amortizada, a los pies de la iglesia.

La iglesia original debió de ser una sencilla construcción de ladrillo de una sola nave, en la línea del románico de ladrillo de la zona, que debió de ser objeto de una importante ampliación al final de la edad media. En el siglo XVI se produce una importante reforma, en la que se construyen dos importantes arcos y el edificio se completa en esta época con cuerpos accesorios en la nave norte y un atrio meridional.

En los siglos XVII y XVIII el edificio vuelve a transformarse, con la incorporación de sendas espadañas en su portada meridional y su torre occidental, y con la construcción de una cabecera barroca. La torre norte se modifica en sus últimos tramos y se cubre con un característico chapitel de pizarra. El resultado es una iglesia de grandes dimensiones, con una configuración compleja y reformas del siglo XX que van despojándola poco a poco de sus valores iniciales.

La Consejería de Cultura y Turismo ha realizado obras de restauración de uno de sus importantes retablos y en 2010 promovió la reparación parcial de sus tejados. En 2019 y 2020 se llevó a cabo el escaneo completo del edificio y su correspondiente levantamiento, que sirvieron de base para un estudio documental y otro de arqueología de la arquitectura.