Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

La Junta destina 125.000 euros a cuatro acciones de ayuda humanitaria destinadas a Siria, Mozambique y los campamentos de refugiados saharauis en Argelia

El Gobierno autonómico ha aprobado esta mañana, a propuesta de la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, sendas ayudas de acción humanitaria para acceso a medicamentos en Siria, acceso a diversos servicios de salud en Mozambique ante la violencia de género en población desplazada; suministros de agua e higiene adecuados para familias vulnerables y suministros y equipo vitales de protección para el personal de sanitario que está en centros de salud en Siria; y suministro de alimentos saludables y la garantía del sistema de comedor escolar para menores en campamentos de refugiados saharauis. La Junta de Castilla y León da prioridad a la intervención en crisis humanitarias con movimientos de refugiados o desplazados, tanto ubicados en campos de refugiados, como en otro tipo de alojamientos, que dada su condición requieren de un tipo a atención diferencial y especializada. A la situación diaria y condiciones de estas personas y territorios se añade el actual contexto de pandemia global de la COVID-19.

Consejo de Gobierno del 3 de junio de 2021

Castilla y León | Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior

La Dirección General de Acción Exterior ha articulado estos cuatro expedientes con los que el Gobierno autonómico formaliza, una vez más, su compromiso con la cooperación internacional para el desarrollo. Y lo hace, en estos casos, dirigiéndose a los sectores más vulnerables de la población y, entre ellos, a la que vive en países con conflictos bélicos, y violencia armada, desplazada y refugiada, y también aquélla en proceso de retorno o de reasentamiento; así como a las personas mayores dependientes, las personas con discapacidad y las enfermas sin recursos las mujeres que has sido objeto de violencia de género, en los contextos de crisis humanitarias.

Las dos ayudas destinadas a Siria y a los campamentos saharauis asentados en Argelia son respuestas a crisis cronificadas y enquistadas, que cada vez tienen una complejidad mayor que las categorizan en crisis del más alto grado y por ese motivo el Gobierno autonómico viene ya colaborando con las organizaciones y entidades que prestan in situ la ayuda humanitaria necesaria. La ayuda que se destina a Mozambique responde, por su parte, a una situación de emergencia producida con el agravamiento de la situación de conflicto en Cabo Delgado, que ha provocado importantes movimientos de desplazados que huyen de la violencia.

La primera de las subvenciones, dotada con 30.000 euros, se destina a acción humanitaria dirigida a la adquisición y distribución de artículos sanitarios de protección para el personal sanitario del Comité Español de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA) en Siria, así como a la compra de medicamentos específicos necesarios para tratar los síntomas y afecciones respiratorias derivados de la COVID-19 que se suministrarán a los 23 centros médicos de atención primaria con las que cuenta UNRWA en Siria. 22.800 pacientes, de los cuales 9.120 son mujeres y 4.560 son menores, tendrán acceso a dichos medicamentos básicos para tratar diferentes afecciones derivadas de la COVID-19.

Médicos del Mundo recibe la segunda de las subvenciones, también por un importe de 30.000 euros. Esta acción humanitaria consiste en mejorar el acceso a los servicios de salud, prevención y atención de la violencia de género y servicios básicos de salud mental y apoyo psicosocial para la población de la provincia de Cabo Delgado, en Mozambique, afectada por la crisis humanitaria provocada por el conflicto armado en esa provincia. Más de 56.800 personas desplazadas en el distrito de Montepuez podrán beneficiarse de esta ayuda, si bien Médicos del Mundo también trabajará con la población de acogida.

Una tercera subvención de la Junta de Castilla y León, por importe de 30.000 euros, se concede al Comité Español del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia-UNICEF en el marco de la acción humanitaria dirigida a mejorar el ejercicio del derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud frente a la pandemia provocada por la COVID-19 en los campamentos de desplazados internos, y las comunidades de acogida en el noreste de Siria. Se entregarán suministros de agua e higiene adecuados para las familias más vulnerables y suministros y equipo vitales de protección para el personal de sanitario que está en los centros de salud; suministros básicos para la atención a pacientes por COVID-19 y suministros para la desinfección de estos centros, centros escolares y otras instalaciones básicas. Del proyecto se beneficiarán un centenar de profesionales de los centros de salud y 2.000 personas sirias desplazadas. A esta población se añadirán los pacientes de COVID-19, que en enero de 2021 se contabilizaban en 20.939 casos de los de casi un 11 % estaban en campos de desplazados con un porcentaje de fallecimientos creciente debido a las condiciones de vida en esta zona.

Finalmente, una cuarta subvención por importe de 35.000 euros se concede a Cruz Roja Española con el objeto de mejorar el aporte nutricional y las prácticas alimenticias saludables a través del suministro de alimentos y la garantía del sistema de comedor escolar para menores con discapacidad dependiente del Ministerio de Asuntos Sociales Saharaui. Esta acción se realiza mediante sus Centros de Educación Especial y Discapacidad Sensorial (CEE/CDS), en los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf, en Argelia. Esta acción humanitaria llegará directamente a más de 380 personas (más de 300, niños y niñas) y en torno a 2.000 personas más de modo indirecto. Actualmente, más de 173.000 personas saharauis viven en una emergencia permanente. Los refugiados saharauis de estos campamentos llevan más de cuatro décadas soportando condiciones de pobreza extrema y vulnerabilidad en el desierto argelino y con una dependencia prácticamente absoluta de la ayuda internacional.