Inicio. Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

Contenido principal. Saltar al inicio.

Castilla y León, Cantabria y Asturias firmarán en 2020 un nuevo convenio de gestión conjunta que priorizará el desarrollo socioeconómico sostenible de Picos de Europa

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir
  • Compartir

Los presidentes de las tres comunidades autónomas consideran “muy positiva” la colaboración que mantienen desde 2006 y apuestan por “un nuevo impulso”.

30 de octubre de 2019

Castilla y León | Presidente de la Junta de Castilla y León

Castilla y León, Cantabria y Asturias firmarán en 2020 un nuevo convenio para gestión conjunta del Parque Nacional de Picos de Europa, con el objetivo prioritario de impulsar el desarrollo socioeconómico sostenible de los municipios y los habitantes que residen dentro de este espacio, además de asegurar la conservación de los valiosísimos recursos naturales que atesora.

Así lo han anunciado los presidentes de las tres comunidades autónomas, Alfonso Fernández Mañueco, Miguel Ángel Revilla y Adrián Barbón, respectivamente, en una rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Gestora que han presidido esta mañana en el municipio cántabro de Camaleño.

Los tres mandatarios han puesto en valor los resultados de la colaboración que mantienen desde 2006, cuando las tres autonomías firmaron el primer convenio de gestión conjunta, tras la sentencia del Tribunal Constitucional que en 2004 estableció que la administración habitual de los Parques Nacionales corresponde a las Comunidades Autónomas.

En este sentido, han recordado que Picos de Europa es el único Parque Nacional con gestión coordinada y compartida entre 3 comunidades autónomas y la colaboración de la Administración General del Estado a través del organismo autónomo Parques Nacionales, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica. Esta situación constituye, a su juicio, “un claro ejemplo de diálogo y entendimiento entre administraciones públicas diferentes, sin que los colores políticos sean obstáculo, lo cual es especialmente valioso en estos tiempos”.

De cara al futuro, han señalado que el convenio ratificado en León en 2006 debe ser adaptado a los cambios legales que se han producido desde entonces, potenciando los objetivos recogidos en la ley por la que Picos de Europa fue declarado Parque Nacional: el mantenimiento de los enormes valores naturales y culturales que atesora este territorio y el desarrollo socioeconómico de los habitantes de los 11 municipios integrados dentro del mismo.

De hecho, tanto Fernández Mañueco, como Revilla y Barbón han coincidido en la necesidad de dar a la población que reside dentro de los límites del parque “el verdadero valor que han tenido, tienen y deben seguir teniendo como salvaguardas de un modo de vida y una cultura tradicionales que han mantenido hasta nuestros días el legado que Picos de Europa representa”. Por este motivo, han apostado por dar “un nuevo impulso” a un modelo de gestión que hasta ahora “no ha sido todo lo cercano que debiera a los habitantes de estas montañas, haciendo de ellos partícipes y principales beneficiarios de la conservación de este enclave único en el mundo”.

En concreto, Fernández Mañueco ha recordado que Castilla y León tiene la parte más extensa de este parque nacional y ha insistido en el firme compromiso del Gobierno autonómico con el medio ambiente, las personas, el medio rural y los servicios de calidad dentro de ese medio rural.

Modelo de gestión

Desde el traspaso efectivo de las competencias a las comunidades autónomas, el Parque Nacional de Picos de Europa cuenta con tres órganos de gestión: la Comisión de Gestión, el Comité Técnico y los codirectores. De forma complementaria se creó también el Patronato, como instrumento de participación y apoyo a la gestión coordinada, y la figura del consorcio para materializar la gestión.

Desde entonces, la aprobación de las nuevas leyes de Parques Nacionales y del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas han producido importantes cambios en el marco legal de gestión, que implican la redundancia de algunas previsiones recogidas en el convenio de 2006 en materia de coordinación y la modificación del funcionamiento de los consorcios administrativos y su régimen jurídico.

Estas circunstancias, sumadas a la experiencia acumulada en los años de gestión coordinada, hacen necesario un nuevo modelo, que apostará por una gestión más ágil, eficaz y operativa, ejercida a través de la Comisión de Gestión y el Comité Técnico, con un papel importante reservado para la Comisión de Coordinación, en la que estarán representadas de manera paritaria las tres autonomías y el Estado, a través del Organismo Autónomo Parques Nacionales, y la labor de participación que corresponde al Patronato.

La elaboración del nuevo convenio ha sido encomendada ya a las consejerías correspondientes, con el objetivo de que pueda estar listo para su aprobación en la primera mitad de 2020.

El Parque Nacional, motor económico de los pueblos que lo integran

El Parque Nacional de Picos de Europa es el más antiguo de España, con 100 años cumplidos, y el más peculiar, dado que es el único que cuenta con veinte núcleos de población pertenecientes a tres municipios íntegros en su interior, entre ellos Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón, de Castilla y León.

La actividad económica del Parque Nacional (el turismo de alojamientos, de actividades en la naturaleza, los sectores agropecuario y agroalimentario…) es la que más empleo directo e indirecto genera en esta zona de montaña, cuyo futuro pasa por mantener una gestión eficaz que garantice la conservación de los valores naturales y, al mismo tiempo, el desarrollo socioeconómico sostenible de sus habitantes.