Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

El consejero de Fomento y Medio Ambiente se reúne en Encinedo con los alcaldes y presidentes de juntas vecinales para analizar la marcha de las actuaciones del plan de restauración de la zona tras los incendios de Losadilla y Silván del pasado verano

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir
  • Compartir

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, se ha reunido esta mañana con los alcaldes de Encinedo, Truchas y Benuza y el teniente alcalde de Castrillo de Cabrera, así como con los presidentes de las juntas vecinales del territorio, para evaluar los trabajos que se están realizando tras los incendios del pasado verano en La Sierra de La Cabrera y en la localidad de Silván, en la provincia de León. Ha contado también con la presencia de la subdelegada del Gobierno, María Teresa Mata. Suárez-Quiñones puso de manifiesto que los trabajos de restauración durarán varios años, estando en ejecución actuaciones por importe de más de 3 millones de euros. El incendio de Encinedo, cuya extinción ocasionó gastos por importe de unos 2 millones de euros, llegó a afectar a 9.800 hectáreas de superficie forestal, un tercio de ellas de arbolado, y el de Silván, a otras 1.500 hectáreas.

13 de febrero de 2018

Castilla y León | Consejería de Fomento y Medio Ambiente

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha querido dirigir personalmente la reunión informativa de las actuaciones desarrolladas y que se van a acometer en la zona, que cuenta con la participación tanto de la Junta como del MAPAMA a través de las Confederaciones Hidrográficas Miño-Sil y Duero, y se mostró especialmente interesado en conocer de primera mano las sugerencias, peticiones y puntos de vista de los regidores locales, alcaldes y presidentes de juntas vecinales de los territorios afectados por los incendios.

El consejero explicó que las primeras y más urgentes actuaciones en ambos incendios consistieron en asegurar la calidad del agua de consumo protegiendo las captaciones de agua de los arrastres, controlar la erosión y proteger el suelo, limitando al máximo posible que los arrastres de la alta cantidad de cenizas existentes y la superficie sin manto vegetal protector afectaran a los cursos del agua. Otras obras de emergencia fueron la adecuación de infraestructuras, como pistas de uso forestal y agroganadero, limpieza manual de obras de fábrica e instalación de pasos de agua, entre otras. Además, se están adoptando medidas para evitar la aparición de plagas en la zona forestal, mediante la corta y limpieza de madera quemada, que se completa con tratamientos silvícolas, como cortas y clareos, y limpieza de frezaderos.

Entre dichas infraestructuras, se van a construir 5 depósitos de agua prefabricados de entre 50 y 200 m3 de capacidad, tres en la zona de Encinedo y dos en Silván, para dar más posibilidad y proximidad al abastecimiento de los helicópteros de los servicios de extinción de incendios de la Junta ante un posible nuevo incendio, así como de los vehículos de tierra.

El consejero adelantó que sacarán a subasta en torno a 14.000 toneladas de madera procedente de la limpieza de los montes tras el incendio, cuyos ingresos repercutirán en las arcas de las juntas vecinales.

Para colaborar en la financiación de estas primeras obras de emergencia, el MAPAMA, a solicitud de la Junta de Castila y León, dispuso de 1 millón de euros en el caso de Encinedo y 350.000 para Silván. El consejero agradeció la rápida respuesta de la ministra Isabel García Tejerina a su petición. Los medios del Ministerio y de la Junta permitirán disponer de más de 3 millones de euros, de los que 1,5 millones se ejecutarán a lo largo de este mismo año.

Respecto a la repoblación de los terrenos, Suárez-Quiñones adelantó que la Junta “ha venido para quedarse”, en referencia a que esas actuaciones serán duraderas en el tiempo. El plan de actuaciones contempla la regeneración natural de parte del arbolado, con o sin ayuda de tratamientos silvícolas, y llevará la repoblación de las masas no regenerables. En este orden de cosas, se va a comenzar con la repoblación de unas primeras 100 hectáreas en la zona de Encinedo. 

Finalmente, una vez asegurada la calidad de las aguas de las captaciones de los pueblos con su protección, la Junta ha licitado y adjudicado un estudio técnico sobre el estado de las infraestructuras de esas captaciones de la comarca para determinar qué actuaciones procede acometer para su mejora, en relación al estado insuficiente que podían tener ya antes del incendio, a partir del cual se tomarán decisiones sobre las obras que haya que realizar.

Los incendios más importantes de 2017

El incendio de la Sierra de la Cabrera, provocado intencionalmente según todos los indicios, se declaró el 21 de agosto del pasado verano y llegó a afectar a 9.820 hectáreas de cinco términos municipales, Encinedo, con el 33 % de su superficie afectada, Truchas y Castrillo de Cabrera, en León, y Rosinos de la Requejada y San Justo, en la provincia de Zamora.

El 99 % de la superficie afectada fue forestal, correspondiendo el 81 % a 20 montes de utilidad pública propiedad de las entidades locales. Casi un tercio de la superficie afectada era arbolada, unas 3.230 has, formadas mayoritariamente por rebollares, pino silvestre, encina, sauces y chopos. También se vieron dañados valores de la Red Natura 2000 y 16 cotos de caza. El incendio se dio por extinguido el 3 de septiembre.

El incendio de Silván, también de naturaleza intencional, se declaró el 15 de octubre y afectó a 1.521 hectáreas y dos términos municipales, Benuza, con el 99 % de la superficie del incendio, y Castrillo de Cabrera. El 93% de la superficie afectada fue forestal, correspondiendo el 85 % a 4 montes de utilidad pública propiedad de las entidades locales. Un 37 % de la superficie afectada fue arbolada, con encina, alcornoque y vegetación de ribera, en la cuenca hidrográfica del Sil. Aunque no afectó a valores de la Red Natura 2000 ni otras áreas protegidas, sí afectó a 4 cotos de caza.