Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

Suárez-Quiñones firma en Almanza el convenio Rehabitare 2018 para la provincia de León y visita la rehabilitación de dos viviendas recuperadas para alquiler social

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir
  • Compartir

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, cumpliendo su compromiso con el alquiler social en el medio rural, ha desarrollado el Programa Rehabitare en la Comunidad. Desde hoy, la provincia de León cuenta con cuatro viviendas en fase de rehabilitación en Brañuelas (Villagatón), Roderos (Villaturiel), Valderrey y Villalibre (Priaranza del Bierzo). El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha firmado los convenios con los alcaldes de estas localidades esta mañana. Con estas, son ya 20 las viviendas incorporadas al programa en la provincia de León, desde su inicio en 2016, en 13 municipios, con una inversión en esta provincia de 733.689 euros. El consejero ha visitado un edificio con dos viviendas en el municipio de Almanza, dos de las seis recuperadas por la Junta el año pasado en la provincia.

25 de mayo de 2018

Castilla y León | Consejería de Fomento y Medio Ambiente

El programa Rehabitare, que desarrolla la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, consiste en rehabilitar viviendas propiedad de los ayuntamientos que se encuentran en desuso y ofrecerlas en régimen de alquiler social a personas con dificultades de acceso a la vivienda por razones económicas. Las viviendas se ubican por lo general en los cascos urbanos, lo que permite contar con todo tipo de servicios, optimizar así la infraestructura existente, evitar el deterioro del patrimonio municipal y mejorar la estética urbana.

Una vez rehabilitadas, las viviendas se incorporan al parque público de vivienda de Castilla y León para ofrecerlas en régimen de alquiler social. Son los ayuntamientos los que determinan el precio del alquiler, que no puede exceder de la tercera parte de los ingresos de la unidad familiar, así como las personas que ocuparán las viviendas en función de las necesidades de cada municipio, teniendo preferencia los colectivos de especial protección que figuran en la Ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y León.

El convenio firmado hoy permitirá a la Junta de Castilla y León acondicionar cuatro viviendas en el entorno rural de la provincia de León, en las localidades de Brañuelas (Villagatón), Roderos (Villaturiel), Valderrey y Villalibre (Priaranza del Bierzo).  El presupuesto total de las rehabilitaciones previstas este año 2018 es de 257.101 euros.

Estas cuatro viviendas se suman a las 16 que se rehabilitaron en la provincia de León en 2016 y 2017, en Villadepalos (Carracedelo), Santa María del Páramo, Bembibre, Benavides, Carneros (Villlaobispo), Almanza, Matachana (Castropodame), Quintanilla de Rueda (Cubillas de Rueda) y Toreno.  En total, sumando los tres años, la Consejería habrá destinado 733.689 euros a este programa en la provincia de León. 

El consejero ha visitado hoy también la rehabilitación del edificio del consultorio médico de Almanza, que ha sido reformado y adecuado con dos viviendas independientes, una en cada planta. Las obras han supuesto una reforma integral del inmueble que ahora cuenta, en la primera planta, con un apartamento de 25 metros cuadrados, distribuido en salón-cocina, baño y dormitorio y, en la segunda planta, otra vivienda de 64 metros cuadrados, con distribuidor, salón-cocina y dos dormitorios. El presupuesto de esta rehabilitación ha sido de 60.447 euros.

Suárez-Quiñones ha defendido la continuidad del programa Rehabitare por su cuádruple efecto: soluciona problemas de acceso a la vivienda a las personas y familias más necesitadas, dinamiza la economía del medio rural dado que las obras recaen en empresas de la zona y proporcionan empleo local, embellece el patrimonio inmobiliario de los pueblos y contribuye de forma relevante a la fijación de población en el medio rural, “al que hay que dar actividad económica, servicios y confortabilidad”.

El consejero ha destacado la consolidación del Programa que, iniciado en el 2009 en la provincia de Palencia, tras haber sido suspendido por razones presupuestarias en el año 2010, se reinstauró en 2016, y que ha permitido incorporar entre 2016, 2017 y lo que llevamos de 2018, 108 viviendas rurales en régimen de alquiler social distribuidas en 89 municipios de Castilla y León con un presupuesto de inversión superior a 4 millones de euros. El programa continúa este año con la firma hoy de 4 viviendas en la provincia de León, que se suman a las cinco comprometidas en la provincia de Salamanca, cuatro en la provincia de Palencia y cuatro en la provincia de Soria. A esas 108 viviendas de ‘Rehabitare’ se suman las que se incorporan mediante los convenios con obispados: la previsión es de 4 viviendas por año y obispado, lo que supone hasta ahora 12 viviendas más, con lo que se alcanzarían 120 viviendas en alquiler social en el medio rural. La cifra seguirá creciendo con la firma de convenios ‘Rehabitare’ en las otras provincias y la firma de convenios con los obispados de Palencia, Ciudad Rodrigo, y León.

Parque público de vivienda

Rehabitare se inscribe en el Programa de Vivienda Social en Castilla y León, cuyas líneas maestras son fruto del Diálogo Social, que contempla el fomento del alquiler, las ayudas al alquiler para las familias y personas más necesitadas y del parque público de vivienda en alquiler como objetivos prioritarios.

El parque público de vivienda en alquiler de la Junta de Castilla y León dispone ya de más de 1.870 viviendas incorporadas de distintas procedencias: las propias de la Administración autonómica desocupadas y reservadas para colectivos en riesgo de exclusión social; otras cedidas por la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb); las incluidas en el Programa Rehabitare, que son cedidas por los ayuntamientos a la Junta para su rehabilitación y posterior alquiler en el medio rural; y las viviendas de protección pública propiedad de Somacyl que actualmente se ofrecen en régimen de alquiler con opción a compra.

La Junta de Castilla y León destinó en 2016 un total de 11,3 millones de euros a la convocatoria de ayudas al alquiler con especial apoyo a las rentas más bajas, triplicando el número de beneficiarios, que en 2016 alcanzó a 8.760 personas. En la convocatoria del pasado año, fruto del acuerdo alcanzado en el seno del Diálogo Social, dicha cantidad se incrementó hasta los 14,6 millones de euros que fueron destinados para 11.160 beneficiarios, que ya han cobrado íntegramente sus ayudas. De esta manera, por segundo año consecutivo todos aquellos que han cumplido con las condiciones exigidas han cobrado las ayudas al alquiler.