Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

Suárez-Quiñones visita dos viviendas cedidas por el Obispado de León y rehabilitadas por la Junta para alquiler social

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir
  • Compartir

La Junta y el Obispado de León firmaron un convenio de colaboración en abril del pasado año, como complemento al programa Rehabitare, para la cesión por parte de la Iglesia de antiguas casas rectorales, su posterior rehabilitación como vivienda por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y finalmente, su incorporación al parque público de alquiler social. La Administración autonómica ha invertido más de 120.000 euros en el acondicionamiento de estas dos viviendas. Ambas están ya adjudicadas a familias y una de ellas ya está habitada.

3 de diciembre de 2018

Castilla y León | Consejería de Fomento y Medio Ambiente

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, acompañado del vicario de Asuntos Económicos del Obispado de León, ha visitado esta mañana dos de las viviendas cedidas por el Obispado de León para alquiler social, en las localidades de Chozas de Arriba y Villarrín del Páramo. Se trata de las antiguas casas rectorales de ambos pueblos, que la Iglesia Católica puso a disposición de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para su rehabilitación y su posterior inclusión en el parque público de alquiler social. Las actuaciones de la Consejería en las dos viviendas superan los 120.000 euros.

La vivienda situada en la localidad de Chozas de Arriba, ya habitada, cuenta con una superficie útil de 80 metros cuadrados distribuidos en salón, comedor-cocina, dos dormitorios y baño. Para ejecutar la obra se ha modificado la tabiquería, sustituido la carpintería interior, colocación de nuevo alicatado en cocina y baños, pintura, nuevas instalaciones de electricidad, fontanería y saneamiento, ejecución de un nuevo aseo, nueva instalación de calefacción con caldera de biomasa y amueblado de cocina.

La casa rectoral, en Villarrín del Páramo, distribuida en dos plantas de 64 metros cuadrados cada una y ya adjudicada, ha mantenido prácticamente la distribución de los espacios y se ha centrado en la reforma y la adecuación de la habitabilidad de la vivienda. El resultado cuenta con cocina, sala, salón-comedor y baño, en la planta baja, y cuatro dormitorios y un baño, en la primera planta. Se ha acondicionado el interior de la vivienda siguiendo las mismas pautas de la anterior y, a mayores, se ha reparado la fachada y su pintura y se ha trasdosado la fachada y sustituido la carpintería exterior.

De esta manera, la Junta ha finalizado las obras planteadas para las cuatro viviendas que cedió el Obispado mediante la firma del protocolo de colaboración con la Administración autonómica en abril del año pasado y que permitirá seguir incorporando nuevas viviendas rehabilitadas al parque público de alquiler social. La Junta ha invertido invertido 236.765 euros en el acondicionamiento de estas cuatro viviendas que por ahora están terminadas. Además de la de Chozas de Arriba y Villarrín del Páramo, hay otras dos viviendas reformadas y destinadas al alquiler social en las localidades leonesas de Arcahueja y Vidanes.

La Junta y el Obispado de León firmaron en 2017 un protocolo de colaboración para incorporar viviendas en el medio rural propiedad de la Iglesia al parque público de vivienda de la Junta de Castilla y León para ofrecerlas en régimen de alquiler social. Ambas instituciones se comprometieron a colaborar conjuntamente por un periodo inicial de cuatro años.

Mediante la firma del protocolo, ambas instituciones ponen a disposición de familias con situaciones económicas y sociales difíciles una vivienda totalmente acondicionada en el medio rural.

Parque público de alquiler social 

El parque público de alquiler social dispone actualmente de 1.955 viviendas repartidas por toda la Comunidad, a disposición de las personas y familias en situaciones económicas y sociales difíciles. Esta cifra, que ha aumentado casi un 80 % en esta legislatura, se ha alcanzado gracias a incorporaciones de diferentes procedencias; a las propias de la Junta de Castilla y León se han unido las cedidas por la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), las procedentes de convenios con ayuntamientos y obispados y las construidas por Somacyl en régimen de alquiler con opción a compra. La provincia de León cuenta con un total de 130 viviendas incorporadas al parque público de alquiler social.

El parque público de alquiler social se nutre, en parte, de las aportaciones de los obispados que están cediendo sus casas rectorales, así como de las casas de titularidad municipal que ceden los ayuntamientos, todas ellas disponibles en el medio rural. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ya ha firmado convenios de colaboración con la iglesia en León, Astorga, Ciudad Rodrigo, Palencia, Segovia, Burgos y Ávila que, junto con los firmados con ayuntamientos para desarrollar el programa Rehabitare, han movilizado más de 6 millones de euros destinados a la rehabilitación de viviendas en entornos rurales para su posterior incorporación al parque público de alquiler social.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, defiende que estas actuaciones contribuyen a luchar contra la despoblación de forma relevante al proporcionar actividad económica, servicios y confortabilidad, dinamizando la economía del medio rural, dado que las obras recaen en empresas de la zona y proporcionan empleo local y, al mismo tiempo, satisface el derecho a la vivienda a las personas y familias más necesitadas.