Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Comunicación

  • Acceso usuarios registrados
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Comunicación de la Junta de Castilla y León

Redes Sociales

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
Contenido principal. Saltar al inicio.

La Junta adjudica por más de 229.000 euros las obras de restauración de la linterna de la Colegiata de San Miguel en Ampudia

  • Compartir

Con estas actuaciones se pretende recuperar su cohesión material, ya que actualmente presenta problemas de corrosión, dilatación y roturas.

9 de marzo de 2021

Castilla y León | Delegación Territorial de Palencia

La Consejería de Cultura y Turismo ha adjudicado a la empresa Archivolta S.L., las obras de restauración de la linterna de la Colegiata de San Miguel en Ampudia con un presupuesto de 229.300 euros. Las actuaciones previstas tienen como objetivo principal devolver a la linterna su cohesión material, ya que sus elementos decorativos y los de su remate presentan un estado de disgregación y fractura que han generado problemas de corrosión, dilatación y roturas.

Por ello, los trabajos recogidos en el proyecto comprenden la limpieza y eliminación de revestimientos inadecuados, la restauración de impostas y cornisas, así como la recuperación del sistema de evacuación de aguas de cada corredor. También está prevista la reposición de protecciones en vanos, la implantación de elementos disuasorios contras las aves y la preinstalación eléctrica y de pararrayos.

La Colegiata de San Miguel es una construcción gótica del siglo XIII de tres naves cuya torre, construida en el siglo XVI, tiene una altura de 54 metros. Sus siete primeros cuerpos, prácticamente ciegos, fueron construidos a partir de 1509, mientras que la esbelta linterna octogonal y el chapitel troncocónico se iniciaron en 1541.

En 1918 los elementos ornamentales de la linterna y del remate de la torre fueron objeto de diversas reparaciones con mortero de cemento. Esta actuación, de diferente intensidad según el grado de deterioro debido a la erosión, afectó a pináculos, florones, pilares estriados, balaustradas y macollas.

Puesto que los últimos cuerpos de la torre han sido históricamente las zonas donde más se ha intervenido por su acusada exposición a los agentes atmosféricos, la Dirección General de Patrimonio Cultural realizó en 2018 un diagnóstico completo de la colegiata y un reconocimiento pormenorizado de las lesiones existentes en los elementos decorativos situados por encima de la cota de la última terraza, desde donde nace la linterna, concluyendo que los problemas que presenta se vieron agudizados por esa intervención de 1918 debido a la presencia de cemento y acero.